FRANÇOIS COTY

Country: France
City: Paris
Year: 1874-1934


Go to English version Bandera-de-inglaterra-50w

François Coty, el Genio de la Perfumería

Header-Coty-article-juanjo-segunda-version_950 W

Habitualmente se califica a Coty de “visionario” pero a mi me parece poco,
porque en realidad fue un genio que revolucionó la perfumería
y sentó las bases para el imparable éxito y desarrollo del perfume
a lo largo del siglo XX y tal como lo disfrutamos ahora

 por Juanjo Ruiz Crivillé

NACIMIENTO DEL GENIO

Como ocurriera con otras grandes firmas de la época, la grandeza de Coty confluye en la persona de François Marie Joseph Sportuno, nacido el 3 de mayo de 1874 en Ajaccio, en Córcega. Su madre, Marie Coti, murió cuando él solo tenía cuatro años; su padre, Jean-Baptiste Sportuno, falleció tres años después.

Educado por su abuela, Anna Maria Sportuno Bellone, que vivía en Marsella, François fue un alumno brillante que se vio forzado a abandonar sus estudios al carecer su familia de medios para sufragarlos.  A pesar del hándicap de su pobreza, François tenía un altivo orgullo por los lazos ilustres de su familia con los Bonaparte, ya que era descendiente de Isabel Bonaparte, una de las tías del emperador.

PRIMER PASO HACIA SU DESTINO

François llegó a ejercer como periodista en un diario local de Marsella que le permitió constituir una cartera de contactos impresionante. Allí conoció al que fue su mentor, Emmanuel Arène, escritor y futuro senador que le ofreció un trabajo en París como secretario suyo.

París 1900

expo universal paris 1900François se establece en París en 1900 con 25 años recién cumplidos. Llegó a la capital francesa atraído por la necesidad de descubrir lo que el nuevo siglo tenía que ofrecerle.
La época era fascinante y todo parecía posible. Los primeros coches circulaban por los bulevares donde una nueva forma de diversión, el cine, provocaba una gran efervescencia.
Otras maravillas, entre ellas el avión, el fonógrafo y la primera transmisión sin hilos, aparecerían pronto.
Los periódicos hervían de relatos con las rocambolescas aventuras de la expedición de Amundsen al Polo Norte, el vuelo de la aeronave del conde Von Zeppelin alrededor del lago de Constanza.
La electricidad, maravilla entre maravillas, fue la atracción estelar de la exposición universal de 1900.   

 

UN ENCUENTRO ENTRE DOS GENIOS

Como muchas personas que asistieron a la exposición universal de aquel año, François quedó muy impresionado por la potencia creativa de René Lalique, que más tarde se convertiría en el diseñador de sus frascos más emblemáticos.

Fotos: stand de Lalique en la Feria Internacional de París del año 1900 y retrato de René Lalique

Stand-Lalique-en-feria-1900-paris_950

FRANÇOIS SE CONVIERTE EN “PERFUMEUR”

Uno de los primeros trabajos de François en París es en una farmacia, donde descubre el perfume y aprende los primeros rudimentos de su elaboración. Decide trasladarse a la ciudad de Grasse en la Provenza, que era el centro mundial de la producción de perfumes. Allí trabaja para la importante firma Chiris y, en otro de los rasgos que caracterizan al genio, François aprende en solo un año las bases del negocio y regresa a París donde abre su primer laboratorio.

piver-para-articulo-JJ


Frasco de perfume
de L.T.Piver de 1895

En aquellos tiempos, la industria del perfume era importante sin ser excepcional y François supo captar su potencial de desarrollo. Anclados en ideas pasadas de moda, todos los grandes perfumistas como Guerlain, Lubin y Houbigant proponían los mismos perfumes de flores demasiados subyugantes que se distinguían solo por la rareza de sus nombres.
Además, François hallaba los envases de perfume poco atractivos, pues los frascos predominantes, cuadrados, rectangulares, o cilíndricos embellecidos por multitud de etiquetas florales (y, de vez en cuando, un tapón original), eran irremisiblemente incapaces de evocar el poder mágico de seducción de su contenido.

 

 

François Coty elabora entonces una estrategia que resume en una emblemática frase
sobre la creación y promoción del perfume:

“Dale a una mujer el mejor producto, comercialízalo en el frasco perfecto, bello en su sencillez pero impecable en su buen gusto, pídele un precio razonable por él, y serás testigo del nacimiento de un negocio del tamaño que el mundo nunca ha visto”.

EL CAMINO HACIA EL ÉXITO

François creó su primer laboratorio en un rincón del apartamento que ocupaba con su mujer. En una de sus primeras decisiones comerciales, por recomendación de su mentor Emmanuel Arène cambió su apellido Sportuno -y nombre de sus primeros perfumes- porque era difícil de pronunciar, sonaba a italiano y no sería aceptado por la sociedad francesa. Buscando un nombre atrayente, tomó del apellido de su madre “Coti” y lo transformó en el más elegante “Coty”. Así nació la marca COTY que alcanzaría renombre mundial.

LOS COMIENZOS FUERON DIFÍCILES

El gran comercio donde Coty deseaba introducir sus perfumes lo rechazaba, no tenía un nombre en el sector y debía competir con alrededor de 300 marcas establecidas, algunas de ellas desde hacía 100 años… pero el destino se alió con él. Según una leyenda, saliendo de una entrevista frustrada porque no le quisieron recibir en el departamento de compras del GRANDS MAGASINS DU LUVRE, estrelló contra el suelo la botella de “La Rose Jacqueminot” que llevaba, y la fragancia se expandió por todo el recinto creando un gran interés en los clientes por hacerse con esa fragancia tan atractiva y desconocida. El éxito de aceptación de la fragancia obligó a los directivos a reconsiderar su negativa y le compraron a Coty ¡solo 12 botellas! el éxito de ventas fue espectacular… el resto ya es historia.

grans magasines du louvre

SU PRIMERA CREACIÓN MAGISTRAL

Como Fraçois Coty creó en 1904 su primer perfume que llamó “La Rose Jacqueminot” y en tan solo unos meses fue el perfume ineludible de las féminas de todas las clases sociales.
Sin duda, Coty era un genio de lo que hoy denominamos marketing. Para llegar a todos los públicos, y no solo a los más adinerados, creó versiones de frascos con contenidos más pequeños. También inventó el concepto de “set de fragancias”, que incluía el perfume, los polvos faciales, el jabón, las cremas y los cosméticos.

UNA HISTORIA DE ÉXITOS LEGENDARIOS

Desde su primera creación de gran éxito en 1904 hasta su fallecimiento en 1934, François Coty obtuvo una serie de grandes éxitos en perfumería, algunos de los cuales mencionamos a continuación.

LA ROSE JACQUEMINOT, 1904
El éxito de este perfume inicia la era Coty en la perfumería, un éxito que ya dura
más de 115 años y marcó el camino para todo el sector de la perfumería mundial. 

la-rose jacqueminot-coty-1904_950-W
Foto: Colección privada

L’AMBRE ANTIQUE, 1905
Esta es la primera fragancia de estilo oriental en la historia de la perfumería.
François Coty tenía pasión por las notas ámbar y consiguió con este perfume
marcar un hito en la perfumería de la época.

Ambre Antique CotyFoto: Colección Juanjo Ruiz Crivillé

L’AMBRE ANTIQUE, 1905
El diseño de este frasco tan singular, fue la primera colaboración entre François Coty y René Lalique. Sin lugar a dudas este diseño colaboró al enorme éxito de la fragancia, porque como el Mismo Coty sentenciaba, “una fragancia debe ser atractiva a los ojos tanto como a la nariz”.

L.Ambre Antique Lalique FlaskFoto: Colección del Musée Lalique

LE CRYPRE, 1917
Si bien Coty no fue el primer perfumista en crear una fragancia llamada “Chypre”, ya que esta apelación se la conoce desde el siglo XVII,  pero SÍ fue el que la innovó de tal manera que dio lugar a la creación de una familia de fragancias con el mismo nombre e inspiración creativa que dio nacimiento a muchos perfumes femeninos como Mitsouko, Miss Dior, Cabochard, Aromatics Elixir, Givenchy III y Narciso Rodríguez for Her y otras fragancias para hombre como Aramis, Polo y Anteus. Con Chypre de Coty se inicia la era moderna de la perfumería

la-rose jacqueminot-coty-1904_950-WFoto: Colección privada

L’AIMANT, 1927
En 1925 François Coty puso a trabajar  en la creación de una nueva fragancia
al talentoso joven Vincent Robert . El resultado fue L’Aimant, un perfume
extremadamente exitoso durante muchos años.

COTY_L.AimantFoto: Colección Juanjo Ruiz Crivillé

LA CIUDAD DE LOS PERFUMES

Coty-personal-femenino-en-fábrica_500-WCoty fue un extraordinario empresario. Desde la nada construyó un imperio en tiempo récord. Creó en los alrededores de París un enorme complejo industrial bautizado como “La Cité des Parfums” por su dimensión, donde trabajaban miles de personas. Allí fabricaba todos sus productos controlando todos los procesos de producción. Su obsesión fue siempre la calidad.
Fue también un adelantado a su tiempo protegiendo a su personal femenino. Ofreció en las mismas instalaciones guardería para los hijos de sus empleadas.

Personal femenino trabajando en
los delicados
procesos de embalaje

UNA RÁPIDA EXPANSIÓN MUNDIAL

Coty_interior-tienda-Place-Vendome_500 W
En esa época su “Flagship” en París la instaló en la aristocrática Place Vendome, y rápidamente las grandes ciudades vieron surgir las tiendas Coty en las avenidas más emblemáticas.

Ya en 1905, Nueva York, Londres, Bruselas, Dublín, Milán, Montreal, Munich, Sydney, Johannesburgo, México y Buenos Aires, fueron las primeras ciudades de una progresión imparable que alcanzó dimensión mundial en los primeros años del siglo XX.

Vista de un lateral
de la tienda de Coty
en la Place Vendome

 

 

CATÁLOGO DE NUEVA YORK, 1925

CATALOGO-COTY-1925_950-W
Catálogo: Colección Juanjo Ruiz Crivillé

SOLO CALIDAD Y TALENTOS

Coty implantaba el concepto de calidad e innovación en todo lo que hacía. Las creaciones de frascos que René Lalique realizó para él son obras codiciadas por coleccionistas y ocupan un lugar destacado en los museos.
Notables artistas intervinieron en la realización de su publicidad, entre ellos figura el fotógrafo luxemburgués  Edward Steichen y el pintor francés Charles Loupot, que realizó una de las imágenes más vanguardistas para un poster de la marca.   

Poster de Charles Loupot

COTY_CHARLES-LOUPOT_870 W

 

Reproducción de un anuncio de principios de los años 30 para la promoción
de los polvos faciales AIR SPUN con una fotografía de Edward Steichen.
Steichen, fue un gigante de la fotografía del siglo XX, considerado el primer fotógrafo de moda
de la historia, realizó trabajos para las revistas Vanity Fair y Vogue y dirigió la sección de
fotografía del Museo de Arte Moderno de Nueva York, MoMA.

COTY_AIR-SPUR_950-W

Ejemplares de las polveras diseñadas por René Lalique para Coty que figuran en el anuncio de Steichen. Colección Juanjo Ruiz Criville.

COTY_Polveras Air Spun

 

La emblemática “Flagship” de la Place Vendome también fue inmortalizada en un anuncio

COTY_PLAZA-VENDOME-ILUSTRACION

 

COTY_L.AIMANT


COTY_L.ORIGAN_950-W

Coty innovó también creando el primer Magazine propio de una empresa de perfumería
para la promoción de sus productos. Esta iniciativa ha demostrado una
extraordinaria longevidad que en el año 1987 seguía editándose. 

COTY-REVUE_950-W

 

GUARDIANES DE LA MEMORIA DE FRANÇOIS COTY
Asociación François Coty

LOGO_asociacion Francois CotyPresidida por Véronique Coty, la misión de la asociación es dar a conocer el trabajo de su antepasado François Coty. Para transmitir la fascinante historia del hombre, exponer la belleza de sus creaciones y honrar su memoria como gran creador de perfumes, la asociación trabaja a través de dos ejes principales, uno dedicado al público en general y el otro a los creadores de perfumes.

“La ligne de vie parfumée de François Coty” es la colección personal de Véronique Coty. Ella está continuamente buscando grandes piezas para presentar al público la más completa colección de las creaciones de François Coty. La Colección se presenta como una cronología de las creaciones olfativas, desde los primeros frascos de perfume centenarios firmados por René Lalique, hasta las últimas fragancias que Coty realizó en vida. 

Cada año la Asociación convoca El Premio François Coty, que es un prestigioso evento que reúne a los actores del mundo de la perfumería premiando anualmente el trabajo de un perfumista-creador que recuerda el espíritu audaz de las fragancias de François Coty.