LEE MIS BROCHES

Country: USA
City: Washington D.C
Museum/Gallery: United States Diplomacy Center

 

La diplomacia con joyas de Madeleine Albright, ex Secretaria de Estado de EE.UU.

Madeleine-Albright,-header-450

En 1997, Albright fue nombrada la primera mujer Secretaria de Estado y se convirtió en la persona de sexo femenino de más alto rango en la historia del gobierno de Estados Unidos.
Mientras servía bajo la presidencia de Bill Clinton, primero como embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas y luego como Secretaria de Estado, Albright se hizo conocida por llevar broches que transmitían sus puntos de vista sobre la situación en cuestión. 

 

 

Dijo la Secretaria Albright. “Descubrí que las joyas se habían convertido
en parte de mi arsenal diplomático personal”,
“Mientras el presidente George H.W. Bush era conocido por decir ‘Lee mis labios’,
yo empecé a instar a mis colegas y reporteros a ‘Leer mis broches'”.

Una colección con gran éxito

Madeleine-Albright_presentacion-a-la-prensa_450Madeleine Albright explicando a la prensa su exposición,
que adquirió gran repercusión mediática y gran asistencia de público
en todas las ciudades donde se presentó

La Colección Madeleine Albright cuenta con más de 200 insignias y ha sido presentada durante 9 años en 22 museos y bibliotecas presidenciales de todo el país. Ahora, la Colección completa, ha sido donada por la señora Albright al United States Diplomacy Center (USDC) localizado en Washington D.C., donde se encuentra definitivamente instalada y puede ser visitada.
La primera vez que la exposición se exhibió al público fue en el Museo Tiffany & Co. de New York, dedicado al estudio y presentación de la joyería contemporánea de todo el mundo.

 

Broche “Liberty”
Esmalte y mecanismo de relojería

Una de sus piezas más originales es un broche hecho específicamente para ella con motivo del “Brooching It Diplomatically”. El broche de plata muestra la cabeza de la Dama Libertad con dos esferas de reloj para los ojos, una de las cuales está al revés, lo que permite tanto a ella como a su visitante ver cuándo es el momento de terminar una cita.

broche-liberty_950w


Serie de Broches “Bugs”
Oro, piedras preciosas y esmalte

La colección que Albright formó es diferente y democrática – a veces recatada y subestimada, a veces extravagante y franca – y abarca más de un siglo de diseño de joyas e incluye piezas fascinantes de todo el mundo. Las obras expuestas fueron elegidas por su valor simbólico, y aunque algunas son finas antigüedades, muchas son joyas de fantasía.

broches_bugs_871w


Broche “Diamond Eagle”
Oro, oro blanco, diamantes, rubíes y perlas

broche_diamond-eagle_950w


Broche “Panther”
Oro blanco, diamantes y esmeraldas

broche_panther_950w

Broche “Flag”
Oro blanco y diamantes

broche-flag_950w


Broche “Serpent”
Oro y diamante

Un punto culminante de la exposición es el broche que dio inicio a su inusual uso por parte de la Secretaria Albright como herramienta en su arsenal diplomático. Después de que la prensa de Saddam Hussein se refiriera a ella como una serpiente, la Secretaria Albright usó un broche de serpiente de oro prendido a su traje para su próxima reunión en Irak. La exhibición permanente “Read My Pins” presenta el famoso broche de serpiente entre muchos otros con historias similares, algunos asociados con eventos mundiales importantes, otros regalos de líderes internacionales o amigos muy apreciados .

broche_serpent_950w

Con el paso de los años, las insignias de la Secretaria Albright se convirtieron en parte de su personalidad pública, y trazan el curso de una experiencia extraordinaria confiriendo a lo visual un sentido más allá de la pura estética.

retratos-madeleine-albright_950w

 

El Broche, entre la gloria y el olvido

Por Emma Beteta Pla
joyera artesana

Cuando Madeleine Albright descubrió que, a través de una joya, podía mostrar a su interlocutor (o al mundo entero) su posición (o la del gobierno al cual representaba) ante un hecho o situación, escogió la pieza de joyería quizás menos popular, pero la que nos dice más sobre aquel que la viste.

El broche es, seguramente, de entre todas las joyas, la pieza menos tenida en cuenta. Collares, pendientes, anillos, brazaletes… viven continuos momentos de popularidad. El broche no. Aun siendo quizás una de las piezas de ornamento más antiguas. ¿Cómo, si no, se sujetaban en la antigüedad las prendas de vestir?. Mucho antes de que los botones cumpliesen la función con la que nos han llegado (hasta la Edad Media eran meramente decorativos), las fíbulas, especie de broche o alfiler cuyo uso se conoce desde el siglo XV a.C., cumplían la función de sujetar túnicas y vestimentas a la vez que servían de ornamento.

Pero no ha sido, la suya, una trayectoria tan plácida como la de otras joyas. Ha conocido épocas de gloria, como en la Edad Media o el Barroco, y otras épocas de olvido, durante el Renacimiento y, ya más cerca en el tiempo, los años 70 del pasado siglo. Con todo, ha sido, con seguridad, la pieza de joyería más útil. A lo largo de la historia ha sido la única joya que ha cumplido plenamente la doble función: ornamental y práctica.

Y es en otra de sus funciones prácticas (ya antes de que la Secretaria de Estado de los EEUU les confiriese un “poder informativo”), donde también encontramos otra versión del broche: el pin, una pequeña insignia  que normalmente se lleva prendida en la ropa, y que refleja algún tipo de identificación de quien lo lleva, demostrando su adhesión a una causa o su gusto por determinadas cosas o incluso a modo de publicidad.

Así, como Madeleine Albright, todos tenemos ese poder: podemos mostrar al mundo entero, a través de un pequeño objeto ornamental prendido en nuestros vestidos, todo aquella información que queramos. Nuestro estado de ánimo, nuestras intenciones, nuestras preferencias, adhesiones, nuestros gustos… Señores, señoras, si cuando nos ponemos una joya nos convertimos en un lienzo,… al prendernos un broche o pin devenimos una pantalla!

portada-libro-read-my-pins_450w


Catálogo de la exposición

La Colección, presentada como “Read My Pins”, en su título en inglés,  explora las historias detrás de estas obras y su significado histórico y artístico, y está acompañado por un libro, “Read My Pins: Stories from a Diplomat’s Jewel Box”, publicado por HarperCollins.

 

 

 

COLABORADORES

LOGO_CONTRASTE
EL PRIMER PERIÓDICO MENSUAL INFORMATIVO
DEL SECTOR JOYERO Y RELOJERO DE ESPAÑA

logo-jorgcolor-300w